Comunidad Israelita Bet Or

Buscar

Ir al Contenido

Calendario Judio Vrs Hebreo

Calendario

El Calendario Judío vrs. El Calendario Hebreo Bíblico

El calendario judío actual fue elaborado por el Rabino llamado Hillel II en el año 258, aunque fue muchos años más tarde que el pueblo judío lo oficializó, en él los meses son lunares, pero debido a que las Santas Convocaciones están muy relacionadas con las estaciones en Israel, y las estaciones son regidas por el ciclo solar, es que este calendario lunar se hace contemplado también el ciclo solar, haciendo del calendario un calendario lunar – solar.

El calendario lunar tiene 355 días, 10 días menos que el calendario solar, por lo tanto es necesario contemplar esa diferencia para que con el transcurrir de los años, no se esté celebrando en invierno la festividad de Hag Hamatzot (
panes sin levadura) que debería iniciar con la primavera. Es por eso que en este calendario se estipula un ciclo de 19 años, dentro de ese ciclo hay años en los que se adiciona un mes extra, llamado Adar II, para que en un ciclo de 19 años el calendario lunar esté correctamente ajustado al solar.

Los años dentro del ciclo de 19 años que cuentan con ese mes extra, son los años 3ero, 6to, 9no, 11avo, 14avo, 17avo y 19avo. Con esto el calendario judío se convierte en un calendario lunar – solar.

En la antigüedad los judíos observaban la luna cuyo ciclo es de 29,53 días solares medios, lo que es lo mismo decir: 29 días, 12 horas, 43 minutos y 12 segundos, así es como contaban los meses, al observar la luna nueva o “molá” en hebreo, el mes iniciaba. Esta luna nueva no es la misma que la luna nueva astronómica de hoy en día, ya que la luna nueva astronómica no se puede ver en el cielo, ésta es calculada en el punto medio del tiempo en que la luna no se ve en el cielo, mientras que la luna nueva hebrea es cuando la luna inicia a verse, es cuando se ve una pequeña “uñita de la luna” a ella se le llama “molá”, y cuando ella se ve inicia el primer día del mes lunar.

Entonces debido a la duración del ciclo lunar, es que los meses son de 29 y 30 días, todo dependía de en qué día se veía la molá, la molá tenía que verse antes de oscurecer, al ser vista se avisaba al Sanedrín y éste decretaba que al oscurecer iniciaba el mes, si la molá era vista después de oscurecer, el mes iniciaba a la noche siguiente.

PROBLEMAS DEL CALENDARIO JUDIO

El calendario judío actual es un calendario basado en cálculos matemáticos, que por mucho tiempo fueron rechazados por el pueblo, quienes preferían seguir con la observación tradicional que contemplaba la autorización del Sanedrín. Hasta que el último de los miembros del Sanedrín murió asesinado en el acoso que sufrió el pueblo por sus enemigos a inicios del siglo IV.

Entonces el pueblo a no tener ya un Sanedrín ni nadie con autoridad para autorizar absolutamente nada, recurrieron al calendario del Rabino Hilel ben Judá más conocido como Hilel II, que es el que se utiliza hasta el día de hoy, pero ese calendario por ser un calendario basado en cálculos matemáticos tiene sus deficiencias.

Este calendario estipula que meses del año tienen 29 días y que meses tendrán siempre 30 días, al igual que el calendario greco-romano con sus meses de 30 y 31 días, por lo tanto al observar en el cielo las lunas nuevas o “molá” que marcan el inicio de cada mes, éstas no coinciden siempre con el calendario judío actual, en algunos meses existe una diferencia de uno o dos días, provocando serios problemas con la Torá.

Lev 23:4Estas son las solemnidades de YHWH, las reuniones sagradas que convocaréis en las fechas señaladas.

Si Yom Kipur cae el día 10 del 7mo mes, ese día estipulado por la Torá será el día décimo a partir del día en que se vio la molá en el cielo, pero si el calendario falla por un día o dos, ya sea hacia delante o hacia atrás con respecto al día en que se vio la molá en el cielo, el pueblo no estará celebrando la Santa Convocación en el día prescrito por la Torá, sino que un día o dos antes o después. Y si consideramos que cada Santa Convocación es una cita con el Eterno y por eso El ordenó que se celebraran en los tiempos señalados, estaríamos incumpliendo con esta mitzva de la Torá, de celebrar la Santa Convocación en el tiempo prescrito y no en otro día.

Por otro lado, este cálculo matemático con que fue elaborado el calendario judío, está elaborado para que Yom Terúa (Rosh Hashaná) nunca caiga en los días domingo, miércoles o viernes, si cae en esos días es trasladado al siguiente día. Lo mismo sucede con Yom Kipur, el calendario está diseñado para que esta Santa Convocación no caiga ni viernes ni domingo.

Por lo tanto, el cambio de día para la celebración de una Santa Convocación ordenada por la Torá en un día específico, ya no es cuestión de un error matemático, sino que además hay cambios premeditados, que evitan que el pueblo cumpla con la mitzva de celebrar la Festividad en el día prescrito por la Torá.

Las preguntas que nos hicimos hace unos años fueron:

¿Qué hombre tiene autoridad para cambiar el día de una Santa Convocación establecida por la Torá? ¿No es lo mismo que hizo la Iglesia Católica Romana al cambiar el día de Shabat por el domingo?

Y la respuesta más acertada a la que llegamos fue que no hay ningún hombre con la autoridad para cambian ninguna fecha establecida por la Torá como Santa Convocación.

Deu 13:1Todo esto que yo os mando, cuidaréis de ponerlo por obra, sin añadir ni quitar nada.

¿Acaso no es clara la Torá al instruirnos que no debemos hacer ningún cambio a Su instrucción?

Josué 1:7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.
Josué 1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Por el otro lado el judaísmo señala que desde que no hay Sanedrín, nadie tiene autoridad para cambiar nada, porque nadie tiene autoridad para hacerlo, y en el Talmud aluden que el Mesías será el que restituya esa autoridad de nuevo, y entonces nos preguntamos:
¿Necesitamos alguna autorización para obedecer al Eterno? ¿Se necesita tener alguna autoridad para obedecer al Eterno? ¿Acaso no es responsabilidad de cada uno de nosotros el que una vez entendamos la instrucción del Eterno, obedecerLe?

Y la respuesta que tenemos es: “Ninguno necesita aprobación, ni tener autoridad para obedecer la Torá del Eterno” es obligación y necesidad de sus hijos obedecerLe, para bien, para vida y para paz.

La Casa de Israel hace 2,600 años cometió ese error, y por eso hoy estamos en el exilio, obedeció al rey Jeroboam en todo, el fue un rey que el propio Eterno puso sobre las 10 tribus, pero este las alejó del Eterno y la Torá, cambiando la instrucción dada en la Torá, pero el pueblo obedeció a su rey, y desobedeció a su Elohim. De la misma manera hoy obedecemos al Eterno o al hombre.

Estamos viviendo precisamente el tiempo determinado para que reinara la Abominación Desoladora, profetizada por Daniel, y una de sus características es precisamente el cambio de la Torá y los tiempos.

Dan 7:25 Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo.

Otro problema que presenta el calendario judío y que es más drástico que los mencionados anteriormente, es el hecho que en algunos de los años en que se le agrega un mes al año, en el ciclo de 19 años del calendario, el mes de Aviv se corre un mes completo del real inicio de la primavera en Israel, y estos deben coincidir, fue precisamente en uno de esos años, en que nosotros nos percatamos que algo no estaba bien en el calendario judío, y fue precisamente en ese momento que iniciamos nuestro estudio y cuestionamientos sobre el tema.

CALENDARIO HEBREO BIBLICO

Es como llamamos al calendario que iniciamos a guardar después de estudiar el tema y tener la decisión de que era necesario un cambio, y que por amor a la verdad y la necesidad de nuestra alma de obedecer, lo haríamos, ya que estamos retornando al Eterno y a Su Torá, que habíamos abandonado precisamente por obedecer a hombres.

El cambio radica principalmente en la observación de la fase lunar, que ahora podemos hacer por medio de los satélites de la NASA, existen software como el Moonphase 3.2, que nos enseñan como se ve la luna en cualquier lugar del planeta en cualquier día y hora que lo necesitemos saber, así podemos determinar los meses lunares del año como se hacía en al antigüedad, con la observación de la Molá, será ella la que determine el inicio de cada mes, y esa Molá es la que determina si el mes es de 29 o 30 días. Con la pequeña diferencia que los satélites serán nuestros testigos para tal efecto.

Es por eso que algunas veces nuestros Rosh Jodesh (luna nueva) no coinciden con las del calendario judío por uno o dos días de diferencia, y en algunas oportunidades si coinciden, la diferencia radica en el cálculo matemático que se hizo en el siglo III según el calendario judío, y la observación real de la Molá en cada mes, según el calendario Hebreo Bíblico que llevamos nosotros.

Otro cuestionamiento que tuvimos a la hora de regresar a contar los meses como antiguamente se hacía, era ¿La Molá que determina el inicio del nuevo mes, es la Molá vista en Israel o aquí en Guatemala? Nuestra respuesta fue “La vista aquí en Guatemala”.

Porque cuando el pueblo salió de Egipto, ellos llevaban la cuenta de los meses desde allí, en el exilio, ellos veían la Molá en Egipto, cuando el Eterno les dijo:

Exo 12:2 Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año.

Ellos estaban en el exilio, estaban en Egipto, y la Molá que observaban era la vista en Egipto, así que nosotros que estamos en el exilio, la vista en nuestro lugar de residencia será la que determine el inicio de nuestro mes, y a veces también la diferencia con la Molá vista en Israel se diferencia de un día u horas, porque si la Molá es vista después de que oscurece, Rosh Jodesh es el siguiente día, aunque aquí en Guatemala se mire la Molá antes de oscurecer.

Debido a toda esa tecnología que tenemos ahora a nuestro alcance es que podemos proyectar que día y hora se verá la Molá aquí en Guatemala en cada mes, así entonces podemos proyectar nuestro calendario por un año, pero nos encontramos con la pregunta, como sabremos cuándo termina el año, ¿cuando será de 12 o 13 meses, para ajustarnos al ciclo solar que determina las estaciones?

EL MES DE AVIV

La respuesta la tenían los judíos Caraítas, quienes también están en desacuerdo con el calendario judío y llevan su propio calendario por medio de la observación de la fase lunar, como se hacía en la antigüedad.

La Torá ordena que durante la semana de los panes sin levadura (Hag Hamatzot) se ofrezca una ofrenda que es la primicia de la cosecha del cereal, esta ofrenda debe presentarse precisamente el día siguiente al shabat de la semana de Hag Hamatzot.

Lev 23:10 Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega.
Lev 23:11 Y el sacerdote mecerá la gavilla delante de YHWH, para que seáis aceptos; el día siguiente del día de shabat la mecerá.

En Israel madura un cereal antes que el resto de cereales, la cebada se cosecha precisamente antes de Hag Hamatzot, mientras el resto de los cereales aún no han madurado, por eso dice: “
primicia de los primeros frutos de vuestra siega”, entonces ese cereal que madura antes, es la cebada, las primicias de ese cereal es el omer que se ofrenda en Hag Hamatzot, las primicias del resto de cereales que maduran después, son la primicias que se presentan en Shabutot (día del pentecostés).

Cuando la cebada madura, quiere decir que en las próximas dos o tres semanas estará lista para cortar, cuando el grano de la cebada llega a ese punto de madurez, se le llama “aviv”, que también es el nombre del mes, que quiere decir primavera, pero es ese grano de cebada maduro, el que anuncia el inicio de la primavera, Aviv en hebreo.

Así que llevamos la cuenta de los meses según la observación de la Molá, y cuando en el mes 12, vemos que la cebada madura en Israel, es la señal de que el siguiente Rosh Jodesh es el Rosh Jodesh del mes de Aviv, si termina el mes 12 sin que madure la cebada en Israel, ese año tendrá un mes extra, o una fase lunar más. Y así es como nunca nos desfasaremos de las estaciones del año que son regidas por el ciclo solar, pero no por un cálculo matemático, sino por la observación de las estaciones del año, tal y como se hacía en la antigüedad.

¿COMO SABEMOS QUE MADURA LA CEBADA EN ISRAEL?

Bueno, los caraítas que residen en Israel, observan cuidadosamente ese proceso del cultivo de la cebada, cuando ellos miran la cebada que llega a su madurez (aviv), pasan un aviso por la web, declarando los nombres de los testigos que atestiguan haber visto la madurez de al cebada, a veces incluyen fotos de los cultivos y los granos maduros observados, indicando los lugares de la región de Israel en donde hicieron su investigación, y así es como mundialmente declaramos que el próximo mes será el mes de Aviv.

Recordemos que el calendario hebreo bíblico tiene la característica de iniciar la cuenta de los meses con el mes de Aviv, pero la cuenta de los años inicia en el mes 7mo, o mes de Tishri como lo llama el calendario judío, debido a la influencia Babilónica en su exilio 400 años antes de la venida de Su Majestad Yeshua nuestro Mashiaj, a quién YHWH le ha dado toda autoridad debajo de los cielos, y en nombre de él y como sus discípulos hemos hecho todo lo necesario para regresar a la instrucción de la Torá.


Bajo el Talit de Su Majestad



R. Yehuda ben Israel





Inicio | Quienes Somos | Calendario | Parashot | Diplomado Teología Hebrea | Estudios | Familia | Fiestas | Multimedia | Arqueologia | Israel | Biblioteca | Links Importantes | Donaciones | Preguntas al Rabino | Contactenos | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal